jueves, 13 de febrero de 2014

Finalizamos la publicación del diccionario de Talleres


Tras un trabajo que publicamos en el sitio durante una serie de entregas, culminamos la publicación con los futbolistas cuyo apellido comienza con letra "Z".
proximamente, comenzaremos la publicación del diccionario de los futbolistas que vistieron la camiseta de Talleres entre 1926 y 1930.

La elaboración de este diccionario, alcanza a  la totalidad de los jugadores que defendieron la camiseta de Talleres, durante el período que abarca los Campeonatos de la Primera División del Fútbol Profesional de Argentina, que se disputaron entre 1931 y 1938. Es un trabajo realizado con esfuerzo, paciencia, dedicación y pasión, que intenta poner al alcance de todos los hinchas de Talleres, una parte de su rica  historia que merece ser contada. Desde este espacio, buscamos contribuir al sostenimiento del sentimiento por los colores y el barrio, además de  hacer de público conocimiento algunos aspectos que no alcanzan la dimensión que realmente poseen.

Sepan que la multiplicación de este trabajo, además de estar totalmente permitida, es estimulada por su autor, Ariel Cappelletti, para ponerlo al alcance de todos.


Cualquier comentario, aporte, o sugerencia es bienvenida. Desde este espacio, nos interesas conocer la opinión del simpatizante de Talleres.

El contacto es talleresdeescalada@yahoo.com.ar

Breve aclaración: Las denominaciones que corresponden a la posición de los jugadores, obedecen a las clasificaciones que se utilizaban por esos años.

Por ejemplo, los Backs serían hoy los Zagueros centrales. Los Halfs, actuarían como marcadores de punta. La posición de centromedio, correspondería al volante central. Los Insiders, serían los volantes por los costados, aunque cumplían una función más ofensiva. Los wings, se desempeñarían como punteros, y el centrodelantero, sigue siendo el “número 9”.

 Para las situaciones  en que algún jugador alternó posiciones sin poder establecer cual era su puesto de forma más o menos exacta, se lo denominó de manera genérica (por ejemplo, volante).Además los datos correspondientes a  cada jugador, abarcan , para el caso que los hubiera, sus campañas en el Fútbol de Ascenso.

…Del Barrio Los Talleres….Para El Resto Del Mundo…

Luis Vicente Zubizarreta



Zubizarreta, Luis Vicente. Insider Uruguayo. Apodado “chueco”, llegó proveniente de Bella Vista de Uruguay a Talleres en 1926 cuando, año en que jugó en 25 ocasiones en las que hizo seis goles y fue el máximo artillero albirrojo, condición que repitió al año siguiente, vistiendo la casaca albirroja en 31 partidos, señalando 8 goles. Para 1928,  disputó 34 encuentros con 7 tantos. En 1929 contabilizó 15 presencias con 4 goles. En el certamen de 1930 estuvo en 31 partidos con 6 goles. 
Sin contar Copas Competencia, en la era amateur, jugó 136 partidos y marcó 25 goles y con la llegada del profesionalismo totalizó 69 partidos con 10 goles. Es decir que jugó en Talleres 205 partidos y marcó en 35 ocasiones. ( en la imagen aparece en un encuentro de 1933 frente a Vélez Sarsfield en Escalada)


 En 1931 estuvo en 25 encuentros, en los que señaló 4 tantos. Pasó a San Lorenzo en 1932, aunque sólo jugó 3 partidos, con 2 goles. Debutó el 25 de Abril frente a Lanús, y marcó 2 tantos. Ese mismo año, estuvo en tratativas con Peñarol, y jugó en el fútbol uruguayo. Retornó a Talleres en 1933, y participó de 19 encuentros, con 4 anotaciones. Para 1934, sólo estuvo en 2 partidos de la Unión Talleres- Lanús. A comienzos de 1935, el boletín de A.F.A. publicó que había rescindido su contrato con Talleres. Continuó en Talleres en 1935, torneo en el que se desempeñó en 19 ocasiones, y marcó 1 tanto. Durante 1936 no jugó, y tuvo un paso fugaz durante el Torneo de 1937, ya que participó de 3 encuentros en los que anotó un gol( también ese año fue parte del equipo de Segunda)
Fue el segundo futbolista uruguayo en vestir la camiseta de Talleres. El primero había sido Armando Artigas. Dirigió a Talleres en la década del 50’. Fue uno de los mas destacados futbolistas de toda la historia de Talleres, y una referencia ineludible en la segunda mitad de la década del 20 y los primeros años de la década del 30'. 


Según el periodista de Borocotó (El Gráfico Nº 963, 22/12/37) “fue extraordinario”. “Su bohemia y su condición de extranjero impidió que llegara a cubrirse de la gloria de que otros participan, pero en esos pagos del sur no pasó otro delantero de su capacidad. Ya veterano, golpeado y con un montón de asadores bañados en generoso “vinacho”, todavía se viste de corto y de tanto en tanto nos da la punta de la madeja para que, tirando de ella, podamos deducir lo que habrá jugado en sus buenos tiempos. Hizo cátedra, la dio como se la pidieran, gestó innumerables goles de Lamanna, y cuando el centro fue transferido a Independiente y no respondió como en Talleres, decía Zubi: -Que lo traigan y Hugo vuelve a ser lo que fue”. 


En Talleres Zubizarreta era el hombre orquesta, y lo sabía muy bien el entrenador de Boca, Mario Fortunato, quien lo primero que determinaba era de que el centre half marcara a Zubizarreta casi en forma exclusiva( Borocotó – El Gráfico – nº 927 – 17 de abril de 1937)

Armando Zoroza



Zoroza, Armando. Insider izquierdo que disputó 3 partidos para Talleres durante la Copa Campeonato de 1936. Provenía de Gimnasia y Esgrima de La Plata , donde había tenido una vasta trayectoria desde el amateurismo. Jugador de renombre durante los primeros años del profesionalismo, donde integró el famoso equipo de Gimnasia conocido como "El Expreso". También jugó en Argentino de Banfield entre 1928 y 1930. En la imagen inferior, aparece Zoroza en la presentación del 20 de setiembre de 1936, cuando Talleres cayó 3 a 2 con Argentinos Juniors. Es el cuarto hombre desde la izquierda.




Humberto Zabalet



Zabalet, Humberto. Centrodelantero. En Talleres durante la primera rueda del Torneo de 1933. Jugó 3 encuentros seguidos en los que marcó 4 goles.

domingo, 13 de octubre de 2013

Las tribunas de Talleres

“Talleres” tiene nombre de trabajo. No es un nombre vinculado a algún apellido ilustre, o su denominación remite a un individuo determinado, como otros clubes de la zona. Esto no es mejor, ni peor, simplemente es así. “Talleres”, es un nombre que representa un colectivo, un conjunto, un grupo.

Para 1926, y tras una brillante campaña que lo consagró campeón invicto en 1925, Talleres jugó por primera vez en la máxima categoría de la Asociación Amateurs Argentina de Football. Era su último año en la vieja cancha de Marco Avellaneda, Méndez, Vidal y Quirno Costa; ya que la sucesión dueña de esa manzana había decidido vender los terrenos. Los directivos albirrojos, encabezados por el presidente Lorenzo Lainatti, aceptaron la oferta de la familia Fernández, dueña del espacio donde Talleres tenía su cancha, y comenzaron a pagar un terreno ubicado entre las actuales calles Rosales, Timote, Lituania y Gaboto.

Una vez comenzado el campeonato y a sabiendas que en menos de un año Talleres debería hacer las veces de local en su nuevo reducto, el esfuerzo colectivo de sus asociados motivó que un grupo de éstos, se pusiera al frente de una tarea notable: ante la ausencia de tribunas en el viejo field, un conjunto de hombres de “Talleres” , encabezadas por los directivos Miguel Galech ( socio de Talleres desde enero de 1914), Juan Roselli ( socio albirrojo desde marzo de 1920) y Santiago Cánepa comenzaron en mayo de 1926  la construcción de una tribuna, de 25 metros de largo y 22 escalones de alto, con capacidad para 1.200 personas.

Así mencionó el periódico local “La Idea” en mayo de ese año: “Las tribunas: a causa del mal tiempo, las tribunas de Talleres no estarán listas para mañana por lo cual no serán inauguradas a pesar de que se tratará de dejar una parte terminada para que se pueda utilizar. En su construcción se sigue trabajando activamente, dando una idea del entusiasmo que existe entre los trabajadores honorarios, el hecho de haberse trabajado el sábado hasta las 3 de la madrugada.
Merecen un aplauso.

finalmente, la tribuna se inauguró el 11 de julio de 1926, en ocasión de la derrota 2-4 frente a Racing Club.
Poco les habrá importado a aquellos esforzados asociados el escaso tiempo que las tribunas se levantarían en el viejo field. A pesar que al año siguiente, Talleres debió mudarse, y trasladar las tribunas a su nueva casa, aquellos hombres de trabajo, cumplieron con su labor.

Casi noventa años después, un grupo similar, de esforzados socios de Talleres, pero con otros apellidos, hizo posible la construcción de tres nuevas tribunas de cemento, en una institución que en agosto de 2003 contaba con escasas posibilidades de mantenerse en pie. El presente y futuro de Talleres, afortunadamente, gracias a su gente, es otro.¿ Quien lo hubiera dicho, en agosto de 2003 ? el impulso, la determinación, y la energía creadora de la gente de “Talleres” lo hizo posible.

Para celebrar, para emocionarse y para tener presente la historia de “Talleres”, tenemos que estar en Timote y Castro el miércoles a las 19:00 hs. Talleres se ilumina, por nosotros, por Talleres.

Por su historia, que no es poco.
Ariel Cappelletti
socio 20.581